Reseña 'Hale-Bopp' en Universo la Maga

26.07.2017

  • Alberto Rueda se interna en la ciencia ficción en su nueva novela, «Hale-Bopp».
  • En ella, atraviesa con maestría los límites entre locura y cordura para poner en entredicho nuestras creencias más profundas.
  • Un cometa, llamado Arcángel, puede destruir la Tierra: la humanidad debe prepararse para una futura hecatombe.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Carmen Díez Salvatierra

Hale-Bopp es una de esas novelas que enganchan desde la primera línea. Se trata de una historia de ciencia ficción que se desarrolla entre Melbourne y Sidney y que atraviesa con maestría los límites entre locura y cordura para poner en entredicho nuestras creencias más profundas.

Daniela Palmer, psicóloga y violinista, es una mujer independiente que trabaja en su propia consulta. Tras una experiencia negativa en un hospital, decide montar su gabinete y ser su propia jefa. En el hospital aprenderá a no fiarse ni de sus jefes ni de las grandes multinacionales con intereses "pseudocientíficos": Daniela, con gran curiosidad, intenta desvelar una trama de corrupción en la que los pacientes son usados con fines de lucro para una empresa bastante enigmática. Los enemigos, claro, no tardarán en aparecer: pero la distancia que separa la realidad de la mente de Daniela es a veces demasiado difusa. Y un revelador final nos dejará gratamente confundidos al tiempo que fascinados por la complejidad de la mente humana.

El punto crucial de la novela es, sin duda, el momento de la gran noticia: existe un cometa, llamado Arcángel, que puede chocar con la Tierra y destruirla. Daniela no puede evitar acordarse de Hale-Bopp, un cometa que tiene en la memoria desde su infancia.

En ese momento aparece Omar en la vida de Daniela: un hacker que trabaja como informático en una gran empresa. Si bien en un principio parece claro que Daniela y él se encontrarán y se salvarán mutuamente, la historia da un giro hasta descubrirnos las máscaras que a veces portamos los humanos para conseguir nuestros objetivos o, sencillamente, para poder sobrevivir.

Entretanto, nadie sabe si el cometa tocará siquiera la superficie, pero, en cualquier caso, la humanidad debe prepararse para una futura hecatombe. El problema es que la hecatombe está cada vez más cerca. Una vez que los medios dan la noticia, apenas un año antes de la llegada del Hale-Bopp (el llamado "Año de la Incertidumbre", que se vuelve medida temporal de referencia), el continente australiano arde en cólera. Los civiles se enzarzan en guerras absurdas, el presidente y su gobierno desaparecen, los víveres disminuyen y los pocos y pocas que conservan algo de cordura intentan luchar contra un caos generalizado. Es interesante cómo, en esta parte de la novela, Alberto nos muestra la parte más misteriosa del ser humano: al tiempo que enseña la solidaridad y la empatía nos muestra cómo de fácil es manipularnos y, sobre todo, equivocarnos de enemigo.

La historia de Omar y de Daniela es la de un amor imposible, pero también es la historia de dos personas que se cruzan por fuerza de una difícil coyuntura y que intentan ayudarse hasta cierto momento. Hasta que la verdad se descubre y las máscaras desaparecen.

Hale-Bopp no es solo una compleja historia de ciencia ficción, con personajes municiosamente desarrollados, multitud de giros narrativos y -quizá lo más importante- un libro atractivo para cualquier lector o lectora. Además de todo eso, la novela mete el dedo en la llaga más profunda de nuestra sociedad: aquella que nos obliga a mirarnos hacia dentro y a no estar seguros de ser ni tan buenos, ni tan justos, ni tan cilivizados como pretendíamos creer.

Autora de la reseña: Carmen Díez Salvatierra

Encuéntrala aquí.